Marca Internacional

A fin de evitar el registro de la marca en cada oficina nacional, la OMPI (Oficina Internacional de la Organización Mundial de la Propiedad Industrial) administra un sistema internacional de registro de marcas, regido por dos tratados, el Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas de 1.891 y el Protocolo de Madrid que entró en vigor el 1 de abril de 1.996.

Una persona que tiene un vínculo (por medio de la nacionalidad, el domicilio o el establecimiento) con un Estado parte en uno o ambos de estos tratados puede, sobre la base de un registro o solicitud en la Oficina de marcas de dicho Estado, obtener un registro internacional que sea efectivo en alguno o todos los países de la Unión de Madrid. Actualmente, más de 60 países son parte en uno o ambos de los acuerdos.

El Arreglo de Madrid y el Protocolo de Madrid son tratados paralelos pero independientes, ello tiene como resultado tres tipos de solicitudes de Marca internaccional:

  • La que se rige exclusivamente por el Arreglo de Madrid (deberá basarse en un registro de Marca en el país de origen).
  • La que se rige exclusivamente por el Protocolo de Madrid (podrá basarse en un registro o en una solicitud de registro de la Marca en el país de origen).
  • La que se rige tanto por el Arreglo de Madrid como por el Protocolo de Madrid (que deberá basarse en un registro de la marca en el país de origen).
  • Cada país designado tiene el derecho a denegar la protección de la Marca dentro de los plazos especificados en el Arreglo o en el Protocolo de Madrid.

La Marca internacional tiene una duración de 10 años, renovable por períodos iguales.